Rehabilitación del Piso Pélvico

Rehabilitación del Piso Pélvico

Durante el embarazo y el parto, el piso pélvico se debilita mostrando distintos síntomas, por lo que no basta que realices sola en casa sólo los ejercicios de Kegel para tener un suelo pélvico más firme.

En Babymed te ayudaremos a combatir, realizando un seguimiento de tu caso, donde te asesoraremos para solucionar tus problemas de salud y así poder recuperar tu rutina habitual de la mejor manera posible. 

Pide una primera cita para evaluación en donde podremos conocer el estado de tu piso pélvico y recomendarte el tratamiento más adecuado.

Características de las sesiones

Las sesiones tienen una duración aproximada de cincuenta minutos, en las que se realizarán las técnicas necesarias según sea el caso  y una revisión de la evolución del tratamiento, signos y síntomas que la mamá refiera, así como la revisión de los ejercicios programados para el domicilio.

Técnicas manuales e instrumentales

Utilizamos tanto medios manuales (técnicas de inhibición miofascial, masaje perineal, relajación diafragmática) e instrumentales mediante aparatología como Radiofrecuencia,, aparatos de medición del tono del suelo pélvico, electroestimulación muscular y Biofeedback (proporciona a la mamá información sobre la actividad muscular de su suelo pélvico).

Indicaciones y Recomendaciones

En el tratamiento del piso pélvico la implicación de la paciente es muy importante, por ello la kinesióloga irá guiando a la mamá en la realización de determinados ejercicios en los períodos entre sesión y sesión o consejos que tendrá que tener presente una vez concluido el tratamiento.

¿Cuándo puedo empezar la rehabilitación del piso pélvico?

Una vez cumplida la cuarentena (o previamente si presentas un consentimiento de tu médico) se podrá dar comienzo al tratamiento del piso pélvico. A partir de este momento y hasta aproximadamente los dos años seguirías estando en un postparto, por lo que la eficacia del tratamiento será mayor que si se realiza lo más pronto posible.

Si acudes el postparto inmediato o en las primeras seis semanas  podremos ayudarte con técnicas de drenaje para reducir la inflamación del tejido abdómino- pélvico como masaje de drenaje linfático manual.

¿En qué casos se recomienda?

  • Incontinencia urinaria: pérdida o sensación de pérdida de orina (bien de manera espontánea o provocada por una hiper-presión al toser, reír, estornudar, saltar o correr.
  • Prolapso genital, (caída de una víscera) como histerocele (caída de útero), cistocele (de vejiga), o rectocele (de recto).
  • Incontinencia fecal o de gases, en algunas ocasiones relacionada con partos instrumentales y el uso del fórceps, aunque esto no quiere decir que sea la causa que lo haya desencadenado.
  • Apertura vaginal, disminución o pérdida de tono en la musculatura del piso pélvico y como consecuencia de ello, salida de gases por la vagina.
  • Dolor en la relación sexual (dispareunia) sobre todo en el momento de la penetración. 
  • Disminución de sensación durante el orgasmo , que no tiene que ser pérdida completa de sensación de orgasmo sino un cambio en la forma de percibir las distintas fases del orgasmo.

CONVENIO CON TODAS LAS ISAPRES Y SEGUROS COMPLEMENTARIOS