Masaje infantil

Masaje infantil

Una tradición milenaria con múltiples beneficios. Esta tradicional práctica hindú fomenta el apego entre la mamá y el bebé, tiene múltiples beneficios para la salud; es una forma simple y comprometida de generar contacto y estímulo.

El masaje Shantala es una técnica de masajes de la India que tiene más de 5000 años de historia y se desprende de la medicina Ayurveda.

Llegó a nosotros gracias al obstetra francés Frédérick Leboyer, quien iba caminando por las calles de Calcuta (India) y se detuvo al ver a una mamá sentada en la vereda, con las piernas estiradas y masajeando a su bebé sobre ellas. Se quedó encantando con el nivel de conexión y de amor que ese contacto producía, y alcanzó a entender que el masaje era un recurso que fomenta el apego y la salud. El nombre de esa mamá era “Shantala” y a ella se debe el nombre.

¿Para qué hacer el Shantala?

El primer objetivo del masaje es brindar al bebé una transición armónica entre el ambiente materno y el mundo exterior. El masaje lo va a ayudar a desarrollar funciones que el bebé necesita para desenvolverse. Finalmente, será un espacio de juego y encuentro entre él y su mamá. El calor y olor de mamá son la base de su salud. Mediante el tacto transmitimos nuestro amor más profundo.

¿Cuáles son sus beneficios?

Esta técnica presenta múltiples beneficios, podemos destacar que favorece el apego, mejora el sueño, reduce los cólicos, modula la circulación, tonifica y relaja los músculos. Además fortalece el sistema inmune, flexibiliza la columna, aumenta la concentración, restablece el equilibrio energético, mejora la maduración y la seguridad en sí mismo, disminuye la ansiedad, el dolor y el umbral de sensibilidad. Es muy beneficioso en bebés prematuros, con parálisis cerebral y autismo.

¿Quién puede realizar el Shantala? ¿En qué momento se realiza?

El Shantala lo da la madre, el padre, una abuela o algún familiar cercano al bebé. Es una técnica que se practica –idealmente- todos los días desde el nacimiento hasta los ocho meses (momento en el cual el bebé transita la angustia del octavo mes). Luego de este tiempo se brindan otro tipo de masajes.

¿Desde cuándo?

Se puede realizar desde el momento del nacimiento. Cuanto antes se practique mejor, porque el bebé tiene que aprender a recibirlo, sino después ya es un poco tarde.

¿En qué consiste el masaje? ¿Cómo se hace?

Se aconseja utilizar aceites vegetales para masajear al bebé, como por ejemplo el aceite de coco, de oliva, caléndula, pepita de uva, etc. Los aceites vegetales restauran la humedad de la piel, fortalecen los huesos, nutren los tejidos y mantienen el cuerpo y piel flexible. El masaje se aconseja realizarlo por la mañana y repetirlo en la tarde, antes de dormir. Si no se puede, en cualquier momento.

¡El bebé estará feliz y su mamá también! Es un momento único del día donde el lenguaje traspasa las palabras. El diálogo fluye a través de la mirada, tacto, caricias, aromas. El masaje Shantala es un regalo invaluable.

​Frédérick Leboyer, en su libro Shantala, el arte tradicional del masaje para bebés:

Los cinco sentidos del bebé son uno sólo, todos ellos son inicialmente una extensión de su piel.
Son los dedos del cerebro, sintiendo, explorando el mundo exterior… y todo comienza con el tacto.
Ser tocado y acariciado, ser masajeado, es alimento para el bebé.
Alimento tan necesario como los minerales, vitaminas y proteínas.
Carente de este alimento, que es también llamado amor, los bebés morirían, y a veces lo hacen.